Reivindicamos el respeto, la ecología, la calma, el tomarse tiempo para uno mismo, el buen comer, el turismo interior: observar y observarse, el silencio, la soledad y al mismo tiempo la ternura, amabilidad, el compañerismo y el descubrimiento del otro.

Nuestro concepto de ruralidad nos ayuda a entrenar estas prácticas.

Movimiento slow

El movimiento slow se inició reivindicando la comida lenta (slowfood) frente a la comida rápida (fastfood) y ha ido cogiendo forma en todo el mundo, hasta convertirse en la actualidad en una corriente cultural y filosófica amplia, abierta, libre y sin reglamentaciones.

Actitud slow

El sentimiento y actitud slow no es para nosotros algo reciente, sino ancestral.

Nos gustaría que no solo fuera una nueva moda, una tendencia a seguir o simplemente a consumir, sino una práctica de vida y la querríamos compartir con vosotros.

972 195 090
608 741 036
E-MAIL